``Tradición y progreso en Tarilonte`` Jose Luis Tejerina.

“Dizque cualquier pueblo que se precie tiene tres cosas en las que no cede a ningún otro la primacía en excelencia: la fuente, el tonto del pueblo y el cura que se marchó… Digamos que Tarilonte no está interesado en competir en ese torneo, por más que su pétrea fuente-pilón no desentonaría en modo alguno.

 

La forma actual de vida de los vecinos ya no es la tradicional: agricultura, ganadería y trabajo en las minas del entorno. Lo marca hasta el léxico caído en desuso, desconocido ya para las nuevas generaciones. Neveras, frigoríficos y arcones han relegado al olvido el ingenioso sistema de la “cutrala”: tres o cuatro familias se ponían de acuerdo para matar por turno una oveja con la periodicidad acordada -una semana, dos semanas-, que se repartía rotando la parte asignada a cada familia. Igual ha ocurrido con la palabra “andadilla”, el vecino al que la junta vecinal encomendaba la tarea de ir de casa en casa anunciando lo que el alcalde le encargaba.

 

Nuevos tiempos, nuevo léxico….”

 

Jose Luis Tejerina, profesor de Literatura.

Lo que dice la propietaria….

Tarilonte de la Peña, en la provincia de Palencia, Castilla y León, España.

 

Entidad Local Menor, perteneciente al Ayuntamiento de Santibáñez de la Peña, junto con otros doce pueblos de características similares, integrados todos ellos en la comarca denominada Montaña Palentina.

 

Durante décadas fue un pueblo principalmente agrícola y ganadero, dedicándose también parte de sus vecinos a la minería, ya que la comarca de “La Peña” formaba parte de la cuenca minera palentina, ahora ya cerradas todas sus explotaciones mineras.

 

En la actualidad cuenta con unas 30 personas viviendo durante todo el año, aumentando considerablemente su población en la época estival, fines de semana y puentes.

 

Tarilonte como tantos otros pueblos de Castilla, ha sido víctima de la despoblación y el casi abandono de las actividades tradicionales.

 

Hija de agricultores y ganaderos del pueblo, busqué la forma de optimizar mis recursos y adaptarme a las nuevas tendencias y circunstancias. En el año 1999 y con treinta años de edad, inicié mi andadura en el mundo del turismo rural, inaugurando mi primer alojamiento de estas características, Casa de turismo rural El Encinar.

 

Después de 19 años de experiencia y disfrute de los diferentes y variados grupos que han pasado por este alojamiento, inauguré el segundo en mayo del año 2018, Hotel rural El Yunque, tratando de ampliar la oferta de alojamiento.

 

Una locura, aventura, riesgo…el tiempo lo dirá.

 

Montaña Palentina necesita el apoyo y trabajo de todos para que siga siendo infinita…

 

Elena González, propietaria de Hotel Rural El Yunque y Casa Rural El Encinar.